jueves, 29 de septiembre de 2016

Empieza a resurgir el emprendimiento, dice la OCDE



La recuperación posterior a la crisis en la actividad emprendedora sigue siendo desigual de un país a otro; sin embargo, nuevos datos publicados hoy por la OCDE ofrecen señales tentativas de un punto de inflexión, pues las tendencias en las tasas de creación de empresas apuntan hacia arriba en la mayoría de las economías.

Entrepreneurship at a Glance 2016 (Panorama del Emprendimiento 2016) sugiere que la reactivación de la actividad emprendedora podría ayudar a mejorar el crecimiento económico y proporcionar un importante impulso a largo plazo de la productividad, dada la relación positiva entre las tasas de nuevas empresas y el crecimiento de la productividad.

Según el informe, en Europa, el crecimiento posterior a la crisis ha dependido más del papel de las empresas pequeñas y medianas (PYME) como motores del crecimiento económico que en Estados Unidos. Además, se aporta nueva evidencia de que a las empresas pequeñas les resulta más difícil ingresar a mercados emergentes que a las empresas grandes.

En el informe de este año se presentan datos obtenidos mediante una nueva e innovadora encuesta en línea, realizada mensualmente por Facebook, la OCDE y el Banco Mundial, los cuales también sugieren una perspectiva más positiva de los nuevos emprendedores presentes en Facebook.

The Future of Business Survey (Encuesta sobre el Futuro Empresarial), que abarca a las empresas pequeñas con sitios activos en Facebook en 22 países, ofrece nuevos conocimientos sobre la importancia de la destrucción creativa y la innovación. Muestra que en casi todos los países, el porcentaje de empresas jóvenes (con menos de tres años de antigüedad) que tienen una perspectiva más positiva y esperan aumentar el empleo en el corto plazo es mayor que el porcentaje correspondiente a empresas establecidas (con más de 10 años de antigüedad).

La OCDE confirma que la mayoría de los países continúan mostrando brechas de género en factores que son clave para el emprendimiento, pero la nueva evidencia aportada por la Encuesta sobre el Futuro de Negocios revela que, una vez en operación, las mujeres actúan con el mismo grado de confianza y seguridad que los hombres respecto a sus empresas. En promedio, los hombres tienen más probabilidades de declarar que podrían tener acceso a financiación para establecer una empresa y que cuentan con la formación requerida para ello. Estas brechas de género podrían explicar las diferencias en los resultados: 5.1% de los hombres de 15-24 años de edad están autoempleados, en comparación con 3.6% de las mujeres de este grupo de edad, en tanto que 29.2% de los hombres empleados de 55 años o más están autoempleados, en comparación con 15.9% de las mujeres.

"No hay un solo indicador que cubra adecuadamente un tema tan complejo como el emprendimiento", dijo la Estadística en Jefe de la OCDE, Martine Durand. "Al observar diversos factores —desde las condiciones del mercado hasta el marco regulatorio, la cultura empresarial y el acceso a la financiación—, logramos palpar plenamente el estado de la actividad emprendedora y hacer recomendaciones de políticas que contribuyan a mejorarla."

Aspectos clave:

Ø Las tendencias en la creación de empresas siguen siendo inferiores a las tasas previas a la crisis en la mayoría de las economías de la OCDE, aunque en Canadá, Francia, Noruega, los Países Bajos, el Reino Unido y Suecia las tasas fueron más altas al final de 2015 y principios de 2016, que antes de la crisis. Las tendencias en los períodos más recientes están apuntando hacia arriba en la mayoría de los países de la OCDE.

Ø Las tasas de bancarrota en 2015 se situaron por debajo de los niveles anteriores a la crisis en Estados Unidos, Japón, Canadá, Alemania, Brasil y Sudáfrica. Por el contrario, fueron significativamente más altas en Austria, Francia, los Países Bajos y Noruega, y más del doble de las tasas anteriores a la crisis en Italia y casi cuatro veces más altas en España, aunque las últimas tendencias trimestrales apuntan fuertemente hacia abajo en ambos países.

Ø El crecimiento en el número de las PYME en la zona euro ha superado al de Estados Unidos, pero en el caso de las empresas grandes sucede lo contrario. Debido a que las PYME suelen tener menor productividad laboral, esto puede señalar que hay factores estructurales que sustentan la brecha de productividad entre la zona euro y Estados Unidos.

Ø Por lo general, las pequeñas empresas sólo exportan a los mercados vecinos. Por ejemplo, las pequeñas empresas y las microempresas europeas representan casi el 20% del comercio con localidades cercanas, pero sólo un poco más del 5% de las exportaciones a China o a Estados Unidos. Fomentar las oportunidades de exportación a mercados más distantes, y particularmente a nuevos mercados emergentes, así como ayudar a combatir las barreras al comercio de las PYME, puede estimular el crecimiento y el emprendimiento.

Ø Muy pocas PYME exportan en industrias tangibles de uso intensivo de capital. Pero un número desproporcionadamente mayor de ellas lo hacen en actividades que se basan en el capital de conocimientos, como marketing o diseño, u otros nichos, donde el capital intangible juega un papel más importante. Las políticas que nutren a las PYME en los sectores basados ​​en el conocimiento y las actividades de nicho pueden ser una ruta para exportar el éxito. Entrepreneurship at a Glance presenta indicadores de emprendimiento recopilados por el OECD-Eurostat Entrepreneurship Indicators Programme (EIP) (Programa de Indicadores de Emprendimiento OCDE-Eurostat). Iniciado en 2006, el programa desarrolla múltiples medidas del emprendimiento y sus determinantes de acuerdo con un marco conceptual que distingue entre la manifestación del emprendimiento, los factores que influyen en este y sus impactos en la economía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario