miércoles, 15 de febrero de 2017

ERP y sus aplicaciones inimaginables en tu vida cotidiana



Es muy probable que no te hayas percatado cómo llega una prenda, una bebida, un accesorio, un alimento o el dulce favorito a tus manos. Solamente es cuestión de ir al supermercado, al centro comercial o a la tienda de la esquina y pagar por ellos. Pero, alguna vez te has preguntado ¿qué hay detrás del sólo comprar o adquirir ese producto? Intelisis, empresa desarrolladora de tecnología empresarial, explica, mediante un ejemplo, cómo un sistema tecnológico aporta considerablemente en tu día a día.



La respuesta, en gran parte, es el resultado de la implementación de un Sistema de Planificación de Recursos Empresariales o ERP, herramienta tecnológica que utilizan las empresas, a través de un software informático. Su finalidad, es facilitar la interacción entre cada área de la compañía para disminuir tiempos de entrega, de producción y sobre todo, tiempos administrativos engorrosos, para que los productos lleguen de la mejor manera al consumidor o usuario final.



“La tecnología no solo está presente en forma de celulares, computadoras o algún otro dispositivo electrónico de uso cotidiano. Sin duda son innovadores, pero el mundo virtual también forma parte importante para el desarrollo de una sociedad. Aunque no se puede sentir, existen beneficios como el servicio y la velocidad de respuesta que un consumidor valora más que solo adquirir un producto y que no se nota a simple vista” indica Ricardo Boy, Director comercial de Intelisis, a lo que recalcó: “Esa, es labor de un buen ERP”



Actividades como la compra-venta en un supermercado, implica el uso por ejemplo, del ERP de Intelisis, y es que detrás de este proceso, existe una serie de operaciones que requieren un control tecnológico avanzado, de tal forma que al operar, agilice la llegada del producto al punto de venta.



Por citar un ejemplo, al comprar un producto, éste pasa por un registro de venta por medio del conocido código de barras. Un ERP, hace que la información capturada se direccione a diferentes áreas, una de ellas es al almacén o área de control de inventarios, con los que se realiza el conteo de los ejemplares existentes en dicha tienda; y cuántos de ellos se han vendido.



El registro de la venta, se refleja también en el vínculo con el departamento de contabilidad y el área fiscal, que además de llevar a cabo el control de precios, reúne datos como el manejo de impuestos o cuestiones fiscales que corresponden a cada bien que se adquiere. Por ejemplo, el desglose del IVA que aparece en un ticket de compra, y que el ERP lo registra en automático.



En el momento que el almacén recibe la información, el área de mercadotecnia, departamento que planea estrategias para los consumidores, verifica cuánto producto se debe surtir nuevamente. Si la empresa cuenta con más de una sucursal, el ERP proporciona información de cada dependencia. De esta manera, se logra tener un control de cuál es el producto por establecimiento más vendido, conforme a su tamaño, color, sabor o cualquier otra característica que le atañe.



No obstante, este proceso no termina aquí, una vez que recibió mercadotecnia y contabilidad la información, analizada con ayuda de dicha herramienta, se envía la orden a producción para que origine el volumen necesario del producto. Es así, que en conjunto con el departamento de compras, solicitan los insumos para la elaboración del mismo, involucrando a proveedores de los distintos materiales, información que también proporciona un ERP.



Por último, este software, constituye parte importante en la distribución y logística del producto, pues una vez que producción cuenta con las unidades indicadas, se envía la información al departamento encargado de transportarlas, y que mediante el uso del sistema, se tiene específicamente medido a dónde y cuántas unidades distribuir, logrando que éste se encuentre finalmente en el punto de venta.

Sin duda, esta es una de las tantas aplicaciones de un ERP, en la que la interacción entre departamentos o áreas de una organización trae beneficios a nivel macro y microeconómico. El primero, reflejado en la automatización de los procesos para aumentar el rendimiento y productividad de las empresas e industrias, así como la reducción de costos y gastos que las integran. Y el segundo, en los beneficios al consumidor, por la mejora en la relación con los clientes al realizar una venta o servicio más eficiente y de mejor calidad, función principal de un Sistema de Recursos Empresariales y que Intelisis, siempre ha puesto énfasis, logrando responder de la mejor manera a las necesidades de quien lo adquiere.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario