martes, 28 de marzo de 2017

Uno de cada cinco teléfonos móviles enviados al extranjero es falso: OCDE



De acuerdo con un nuevo informe de la OCDE, cerca de uno de cada cinco teléfonos móviles y una de cada cuatro consolas de juegos de video comercializadas internacionalmente son falsificados, y este creciente comercio de equipo falsificado de TI y comunicaciones afecta tanto a consumidores y fabricantes como a las finanzas públicas.



En Trade in Counterfeit Goods se reporta que las baterías para teléfonos inteligentes, cargadores, tarjetas de memoria, tarjetas con banda magnética, unidades de estado sólido y reproductores de música caen también cada vez más presa de la piratería. En promedio, 6.5% del comercio global de productos de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) corresponde a productos falsificados, según arrojan análisis de datos aduaneros de 2013. Esta cifra es mucho mayor del 2.5% del total de productos comercializados que se clasificaron como falsificados en un informe de 2016.



Publicado poco antes del Foro Global de Anticorrupción e Integridad 2017, por realizarse del 30 al 31 de marzo, en el informe se afirma que el alto precio de los teléfonos inteligentes y los accesorios TIC, así como la insaciable demanda de los usuarios, los convierte en objetivos lucrativos para los falsificadores; además, se advierte que el número y la variedad de los productos afectados va en aumento.



Los productos TIC falsificados plantean riesgos de salud y seguridad, interrupciones de servicio y pérdida de ingresos para las empresas y los gobiernos. China es la principal fuente de productos TIC falsificados y los fabricantes estadounidenses son los más perjudicados por ingresos perdidos y pérdida del valor de las marcas. Casi 43% de los productos TIC falsos incautados violan los derechos de propiedad intelectual de empresas estadounidenses, seguido por 25% en el caso de las empresas finlandesas y 12% de las japonesas.





Las falsificaciones son productos que infringen las marcas registradas. En una industria que depende en gran medida de los derechos de propiedad intelectual, la falsificación de productos TIC representa un abuso de la confianza de los consumidores en marcas establecidas y plantea riesgos para su salud, seguridad y privacidad. Los teléfonos falsificados pueden contener más sustancias peligrosas, como plomo y cadmio, que sustancias auténticas, en tanto que los cargadores de teléfonos falsos pueden implicar riesgos de incendio y descargas eléctricas. También se trafican dispositivos y componentes TIC intermediarios falsos, como transistores, circuitos impresos y soportes para antenas de radio.



Según el informe, se estima que a 2013 el valor del comercio global de productos TIC falsos suma 143 mil millones de dólares estadounidenses, con base en datos obtenidos de cerca de medio millón de incautaciones aduanales realizadas en todo el mundo en el periodo 2011-2013. Casi dos tercios de los productos TIC falsificados se envían por servicios exprés y postales, lo cual complica en gran medida el proceso de inspección y detección.



En 2013, el sector de las TIC representó 5.5% del valor agregado total en la zona de la OCDE y equivalió a alrededor de 2.4 billones de dólares estadounidenses. Las exportaciones mundiales de productos TIC manufacturados se incrementó 6% al año de 2001 a 2013, llegando a 1.6 billones de dólares; de esta cifra total, China exportó casi un tercio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario