viernes, 16 de junio de 2017

¿Por qué el Metro de la Ciudad de México no es inteligente?



El gobierno de la Ciudad de México ha destinado millones de pesos para la ampliación de las líneas 9 y 12 del Metro, buscando ofrecer en 2018 nuevas rutas de traslado para sus millones de usuarios. Sin embargo, sin la previa expansión y modernización del sistema, el Metro podría enfrentarse a múltiples fallas en el servicio diario de sus 12 líneas.



De acuerdo a Schneider Electric, en los últimos meses se ha comprobado que es indispensable que el Metro adopte nuevas tecnologías de digitalización y automatización para actuar de forma preventiva y reactiva ante elementos como variaciones de corriente, lluvias torrenciales, accidentes y otros riesgos potenciales.



Bajo este contexto, la empresa plantea seis elementos principales que necesitan ser abordados para la transformación del Metro de la Ciudad de México en un servicio público que brinde viajes seguros, cómodos y en tiempo para sus usuarios:



1. Monitoreo: Si tomamos en cuenta que la información es uno de los recursos más valiosos, contar con sistemas de monitoreo en la estaciones del Metro se convierte en una herramienta clave. Este tipo de tecnologías permite conocer la dinámica de los usuarios para controlar la infraestructura y garantizar un servicio óptimo durante horas pico, administrando desde recursos como el número de vagones activos hasta el suministro de energía para evitar variaciones y cortes inesperados de corriente.



2. Señalización: Uno de los elementos más distintivos de la modernización del Metro es la renovación de sistemas de señalización, incluyendo pantallas con información de los horarios, televisores dentro de los trenes y anuncios de acceso en las estaciones. Mantener a los usuarios correctamente informados agiliza la movilidad de las personas en su proceso de salida y en estaciones con conexiones de dos o más líneas de Metro.



3. Automatización: La automatización es una herramienta clave para el ahorro de energía. Un sistema que todas las líneas deberían adoptar es la instalación de escaleras eléctricas inteligentes que entren en un estado de reposo mientras no son utilizadas y se reactiven cuando detectan un usuario, como es el caso de la línea 12 del Metro. Simples medidas como éstas pueden generar importantes ahorros energéticos en las estaciones.



4. Seguridad: Modernas tecnologías de comunicación mantienen conectados a los operadores y equipos de seguridad para actuar de forma oportuna ante posibles situaciones de riesgo. Es vital que estos sistemas cuenten con respaldos de energía para que en caso de lluvias o fallas eléctricas se mantengan activos.



5. Tarjetas de acceso: Con la inauguración de la línea 12 del Metro se implementaron las tarjetas de acceso para reemplazar a los tradicionales boletos. Instalar máquinas de recarga - como es el caso del Metrobús - agiliza procesos, administra eficientemente el ingreso de dinero y recopila valiosa información sobre el uso de los usuarios.



6. Alarmas: Sistemas inteligentes de alerta como luces y extractores de humo son indispensables para atender emergencias de incendios. Es común escuchar reportes de usuarios que encuentran humo dentro de los vagones o estaciones del Metro. Estas soluciones permiten identificar alertas reales para controlar y anticiparse ante cualquier posible emergencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario