miércoles, 28 de junio de 2017

Una pobre gestión de ingresos afecta la ubicación de México en el Índice de la Gobernanza de los Recursos Naturales



Un índice global que evalúa la vigilancia de los países sobre sus recursos naturales ha emitido un veredicto mixto sobre algunos aspectos de las reformas energéticas mexicanas de 2013, y caracteriza como positivos los esfuerzos de incluir a la inversión privada, a la vez que identifica significativas brechas en gobernanza. 




El Índice de la Gobernanza de los Recursos Naturales es compilado por el Instituto para la Gobernanza de los Recursos Naturales (NRGI, por sus siglas en inglés). NRGI le concede al sector petrolero y gasífero mexicano una calificación de 61 sobre 100 puntos en el índice, ubicándolo en el puesto 17 de 89 evaluaciones en la lista general. 




El índice considera que México se está desempeñando satisfactoriamente en su gobernanza del petróleo y el gas —desde 2013 las reformas energéticas han abierto el sector a la inversión privada y alentado la reestructuración de los organismos estatales.



“Si bien México tiene un marco institucional altamente sofisticado, existen algunas sorprendentes brechas en la manera como el país supervisa sus industrias petrolera, gasífera y minera”, ha dicho Carlos Monge, el director de NRGI para América Latina. “México tiene verdaderos problemas de corrupción, violencia y captura del Estado. En términos generales el país tiene un Estado efectivo, pero estas cuestiones se desbordan hacia el sector de los recursos naturales. Lo advertimos en síntomas como una divulgación limitada de los intereses de los funcionarios públicos en las empresas extractivas, y un esquema de propiedad opaco en las empresas con las cuales el gobierno hace negocios”. 




Las reformas energéticas decretadas por sucesivos gobiernos mexicanos han conducido a buenas prácticas en ciertas áreas como tributación, procesos de otorgamiento de licencias, presupuestos y datos abiertos, afirman los expertos. 




“Hay efectivos campeones de la transparencia dentro del gobierno central, y también un número de elocuentes expertos de la sociedad civil presionando por estándares altos”, ha añadido Monge. “Algunas instituciones todavía no han alcanzado un nivel adecuado de información y rendición de cuentas. Persisten preocupaciones acerca de la empresa de propiedad del Estado PEMEX, del Fondo de Estabilización de los Ingresos Petroleros (FEIP) y sobre un complejo sistema de distribución de ingresos provenientes de los recursos naturales todavía en una etapa temprana de implementación”.



NRGI también ha planteado inquietudes acerca de las salvaguardas sociales y medioambientales —en particular respecto a los cierres de actividades de los proyectos extractivos y las de necesidades de reasentamiento de las comunidades locales.



Calificado separadamente de los hidrocarburos, el sector minero aurífero del país obtuvo 60 puntos, que lo ubican en el puesto 19 global. En el sector minero mexicano la información puede resultar difícil de obtener. No hay un portal de datos en línea, hay poca visibilidad sobre procesos de otorgamiento de licencias, y grandes brechas en la divulgación sobre impacto local y distribución de los ingresos provenientes de los recursos naturales. La industria, sobre todo la del oro, tradicionalmente ha merecido menos escrutinio que los sectores petrolero y gasífero. Hay serias preocupaciones acerca del cumplimiento medioambiental y una ausencia de divulgación sobre evaluaciones del impacto social.



NRGI ha recomendado ciertos pasos para mejorar la gobernanza de recursos naturales en México:
Publicar la identidad de los beneficiarios reales de las empresas extractivas 

Desagregar los pagos de las empresas mineras dentro de la estadística tributaria 

Mejorar los lineamientos de divulgación de información y monitoreo del FEIP 

Mejorar la divulgación social y medioambiental 

Promover un debate de multipartícipes sobre áreas clave de la gobernanza 

Considerar reformas a PEMEX, incluido el abordaje de la falta de independencia del directorio 
de la empresa, la restricción de sus actividades no comerciales, y la mejora de la divulgación de información sobre las ventas de commodities



En su prólogo al informe global de NRGI, el ex presidente Ernesto Zedillo Ponce de León ha escrito: “La gestión deficiente de los ingresos provenientes de la explotación de los recursos naturales y la corrupción pueden arraigarse en cualquier parte, en países ricos o pobres. Estos flagelos no pueden ser eliminados de todas partes, todo el tiempo. Pero ciudadanos, periodistas, legisladores, políticos, empresas, inversionistas y académicos pueden trabajar para mitigarlos, y denunciarlos temprano —y es allí donde los datos cuidadosamente recogidos por el Instituto para la Gobernanza de los Recursos Naturales se vuelven muy valiosos”. 




Los resultados globales completos del Índice de la Gobernanza de los Recursos Naturales se encuentran disponibles en www.resourcegovernanceindex.org




El Índice de la Gobernanza de los Recursos Naturales es la suma total de 89 evaluaciones específicas del sector en 81 países (en ocho países se evaluaron tanto el sector petrolero y gasífero como el sector minero), formuladas recurriendo a un marco de 149 preguntas críticas, respondidas por 150 investigadores, que recurrieron a casi 10,000 documentos de apoyo.





En cada evaluación, NRGI ha calculado la calificación agregada utilizando las calificaciones obtenidas en los tres componentes del índice. Dos de los componentes comprenden investigaciones nuevas basadas en las respuestas de expertos a un cuestionario detallado, y miden directamente la gobernanza de los recursos extractivos del país.



El primer componente —la extracción de valor— abarca la gobernanza de las concesiones de derechos de extracción, la exploración, la producción, la protección medioambiental, la recaudación de ingresos públicos y las empresas de propiedad del Estado. El segundo —la gestión de ingresos— abarca el proceso presupuestario nacional, la distribución subnacional de los ingresos provenientes de los recursos naturales, y los fondos soberanos. El tercer componente del índice evalúa las condiciones generales de gobernabilidad de un país.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario