martes, 18 de julio de 2017

Seis recomendaciones para impactar con Business Intelligence y Analytics en el valor del negocio



* Oscar González, Gerente General de TOTVS Norte de América Latina.



Previsiones de las consultoras Gartner e IDC, indican que el mercado de softwares Analytics está creciendo y deberá alcanzar los US$59 billones para el 2018 y si la tecnología integrada del Big Data es considerada, es posible que el mercado alcance US$ 1 trillón.



En México, a partir del 2016 ese mercado se ha mantenido en aumento en un aproximado del 65%, creciendo tres veces más que los otros países de la América Latina y haciendo una comparación con el 2014 o el 2013, se obtuvo un crecimiento del 62% en el mercado mexicano, alcanzando US$190 millones.



Vivimos un mundo en el que la información crece a ritmos descomunales. Los avances tecnológicos permiten a las organizaciones capturar una multitud de datos para evaluar de forma continua los cambios de interés y preferencias de los consumidores, con lo que pueden crear estrategias para responder a la creciente dinámica y competitividad del mercado. En parte, esta dinámica puede explicar por qué el análisis y la inteligencia empresarial continúan siendo tratados como una prioridad a lo largo de los años.



Sin embargo, el mayor reto que enfrentan muchas empresas es la descentralización en la captura, evaluación y toma de decisiones por diferentes grupos dentro de una misma organización; por ejemplo, podemos utilizar softwares estadísticos y sofisticados análisis predictivos, mientras que, en la sala de al lado, colegas se frustran analizando el pasado en largos e ineficientes procesos de generación y análisis de hojas de cálculo. ¿Por qué sucede esto? Porque el énfasis analítico sobre los diversos aspectos de un negocio no es uniforme, así como no son uniformes la madurez de los procesos y su atención dedicada a cada uno de ellos.



La adopción y desarrollo de una solución de negocio como BI (Business Intelligence/Inteligencia de Negocio) y Analytics es mayor donde hay una atención en la gestión del negocio; donde los procesos están más avanzados; cuando la información está disponible para ser analizada; donde hay una cultura de decisión basada en la información y, por supuesto, donde hay una mayor viabilidad económica. Cuando estos factores no están presentes con la intensidad adecuada, se afecta negativamente el proceso de Analytics.



De esta forma ¿cómo pueden las empresas generar valor utilizando correctamente el análisis de la información disponible hoy en día?



Mi recomendación es tratar el tema como un reto organizacional y no como un proceso de gestión. Veamos la utilización de Business Intelligence (BI) y Analytics tomando en consideración:



1. Coordinación interna para determinar que los conocimientos y los recursos de BI y Analytics estén en consonancia con el modelo operativo de la empresa, sus objetivos y estrategia.

2. Acceso a los datos importantes para el análisis y utilización de la información generada de estos datos.

3. Manejo de la información para controlar los procesos de investigación, análisis y utilización de la información.

4. Capacidad analítica: se refiere a la existencia y la utilización correcta de técnicas analíticas para responder a las necesidades del negocio.

5. Tecnología y Arquitectura: evalúa las herramientas de BI y Analytics y su integración a la infraestructura TI de la organización.

6. Organización: analiza los diferentes aspectos que definen a una empresa y la adaptación o resistencia a una cultura administrativa basada en datos.



Realizando una evaluación completa de estas perspectivas, la empresa puede establecer un plan de trabajo objetivo y coherente con su estrategia, capaz de aprovechar su rendimiento y sus resultados.



Hoy en día, BI y Business Analytics son un mismo concepto, marcado por la incorporación de nuevas técnicas y habilidades de análisis y en consecuencia, el alcance de los nuevos niveles de agilidad y calidad de los conocimientos obtenidos.



La proliferación de los dispositivos conectados, – tales como el Internet de las cosas – llevará a Big Data a grandes alturas, y la combinación de estas nuevas fuentes de datos con las aplicaciones aumentará aún más el valor potencial en varios segmentos del mercado.



Finalmente, las posibilidades para el uso de Business Intelligence y Analytics son crecientes y varían de acuerdo con la situación de cada empresa y el momento de cada mercado, pero el hecho es: el futuro de análisis de datos llegó y las oportunidades no quedaron detenidas esperando por nosotros. Para los líderes de TI, el imperativo es avanzar no solo en las eficiencias internas, sino también en el establecimiento de medios que viabilicen la generación de valor adicional para el negocio a partir de datos e informaciones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario