miércoles, 30 de agosto de 2017

Las Fintech ¿aliadas o verdugos de los bancos tradicionales?



Una amenaza ronda el mundo de la banca de consumo: pequeñas start-ups, dinámicas y disruptivas están transformando un negocio que no ha cambiado en décadas. Centradas en la simplicidad, foco en el cliente y un uso extensivo de nuevas tecnologías, las denominadas Fintech están desafiando a bancos establecidos a adaptarse o morir.



Un análisis de tendencias desarrollado por Bizagi, compañía experta en transformación digital mediante la automatización de procesos y uso inteligente de la data, muestra que las ideas disruptivas de estos nuevos jugadores no tradicionales, que nacieron bajo el entorno digital (o que se transformaron desde otras industrias), tienen éxito porque nacieron a partir de las necesidades puntuales y actuales de los clientes financieros. Por ello, estos nuevos jugadores ya son identificados en el mercado como una amenaza.



De acuerdo con los resultados de la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, el 56% de la población en el país no tiene una cuenta bancaria, sin embargo, esto no significa que los mexicanos no bancarizados no tengan participación alguna en transacciones financieras; por lo que México se ha vuelto el mercado más atractivo para iniciar una empresa Fintech en Latinoamérica, así lo refleja la segunda edición del Fintech Radar México.




Es así que Bizagi, asegura que las proyecciones y alcances actuales de la amenaza que genera este nuevo modelo de banca son contundentes. “Muestra de lo que vive el sector financiero es que, solo en 2015 más de mil 600 sucursales bancarias cerraron en Estados Unidos, de acuerdo con el informe realizado por Buffalo Business News en 2016. Los análisis nos llevan a anticipar que casi la mitad de los bancos del mundo desaparecerá si no se transforman”, dijo Juan Manuel Mogollón, Vicepresidente de Bizagi Latinoamérica.



Bizagi también revela por qué las proyecciones y alcances actuales de la amenaza que genera este nuevo modelo de banca son contundentes basándose en un estudio de McKinsey & Co, desarrollado en el 2015: Se estima que en la próxima década las Fintech generarán una reducción en los ingresos y beneficios de los bancos de entre 40% y 60%; mientras que las proyecciones del Banco de México señalan que esta industria, en diez años, tendrá cerca del 30% del mercado bancario.



De este modo, Bizagi determinó que hay cinco tendencias en el sector bancario y sus usuarios que llegaron para quedarse:


Las aplicaciones de banca móvil y una banca digitalizada (hoy, 67% de los millennials las utiliza).
La percepción de una industria distante (71% de los consumidores cree que su relación con su banco es solamente transaccional).
La confianza (uno de cada dos consumidores ha perdido la confianza en sus bancos desde la crisis financiera).
La preocupación por costos administrativos del negocio (el costo de una transacción en sucursal es aproximadamente 20 veces más alta que si se hiciera en móvil y 40 veces más que una online).
La ciberseguridad (71% de los CEO de banca y mercado de capitales ve a la ciberseguridad como una amenaza para sus negocios, más que en cualquier otro sector).

En consecuencia, las premisas de transformación que el proceso de transformación en la banca requiere, de acuerdo con Bizagi son:

● Ser ágil, entendido como la capacidad de desarrollar modelos operativos que se adapten de manera rápida al cambio y que impulsen la innovación del negocio.

● Ser cautivador, es decir, hacer uso de la información, el contenido y el contexto de forma inteligente para generar una experiencia de cliente llamativa e innovadora.

● Estar conectado, que está relacionado con orquestar el equipo de trabajo (componente humano), los procesos del negocio y las aplicaciones.

Bizagi ha adelantado 52 proyectos en el sector bancario en 24 países de todo el mundo. En Latinoamérica llevan a cabo 31 proyectos en 12 países. Cuenta con experiencia en frentes como el crédito de consumo, hipotecario, libranzas, vehículos y tarjetas de crédito, así como en vinculación de clientes, apertura de cuentas, solicitud de productos y procesos de support.



Un ejemplo es el fondo Stone Coast, en Estados Unidos, que automatizó en un periodo de seis semanas el proceso de revisión y aprobación de transferencias financieras, que se hacía de manera manual en sus diferentes operaciones, generando una mayor productividad en la operación.



“El negocio de la banca, además, ha tenido que enfrentarse a retos como consumidores en busca de servicios personalizados y ágiles, actores que llegaron de otras industrias a atender segmentos de su negocio, regulaciones estrictas y ataques, por mencionar algunos. Todo esto los volvió reacios a la transformación en sus primeras etapas pero hoy saben que no hay otro camino para seguir en el mercado que el de aprovechar los datos, la omnicanalidad y la conexión y para trabajar sobre ello necesitan soluciones tecnológicas de alto valor que no expongan el core del negocio”, concluyó Mogollón, Vicepresidente de Bizagi Latinoamérica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario