martes, 11 de abril de 2017

Las empresas mexicanas operan cerca del 50% de sus tareas por internet



En México, sólo el 25% de las empresas se apoya en soluciones digitales al momento de planificar sus estrategias, señala una investigación de Izertis, firma española con más de un lustro de experiencia en México, periodo durante el cual ha brindado consultoría a compañías de diversos sectores en la adopción de la transformación digital, por medio de la innovación, desarrollo de software, soluciones de negocio, e infraestructura y sistemas.



Especialmente en las pymes, la adopción y uso de tecnologías para la gestión de operaciones estratégicas representa aún una asignatura pendiente y con amplias áreas de oportunidad. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), mientras que países como Finlandia, Dinamarca o Suiza operan 90% de sus tareas tomando ventaja de herramientas digitales y los diversos usos de internet, México, Portugal y Letonia, lo hacen por debajo del 50 por ciento (1).



Entre los integrantes de la OCDE, es claro que sólo las grandes corporaciones han sabido montarse a la ola de la transformación digital con sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP) en su gestión de negocio, que registra una tasa de adopción superior al 75%. En este tema, las firmas latinoamericanas no son la excepción, según detalla un informe de la analista internacional IDC, en el que asegura que los 3,000 consorcios más influyentes del subcontinente tendrán a la transformación digital como elemento clave en su estrategia corporativa de este año (2).



Este grupo de empresas tiene claro que las exigencias actuales del mercado los obligan a reconfigurar su estructura y trascender de la simple digitalización, hacia un ecosistema que les permita gestionar y conectar sus procesos con plataformas en las que la analítica y el poder del big data, entre otras herramientas, les garanticen una mayor competitividad. Una historia que se espera se replique en el resto de las compañías, sin importar su tamaño.



“Las firmas que no entren en este proceso estarán en una posición de amplia desventaja frente a sus competidores, porque tendrá un impacto en los ingresos de la empresa, al no lograr llegar a más nichos de mercado”, asegura Alfonso Romero, CEO de Izertis México. En la línea de tiempo de la evolución de los negocios, la adopción de soluciones de vanguardia ha dado paso a las llamadas empresas 4.0, que integran su gestión corporativa a una plataforma inteligente, a través de distintos dispositivos conectados a la red para el control de sus procesos operativos, lo que les da una gran capacidad para escalar su oferta de producto y servicio a un creciente número de clientes de nueva generación.



Romero dice que sólo las que hagan este salto de calidad podrán seguir compitiendo en el mercado y, para ello, tendrán que interconectar sus tareas. “Las empresas se enfrentan a que tienen una serie de procesos inconexos (contabilidad, cuentas por cobrar, inventario, etcétera) que necesitan integrar a un sistema de gestión empresarial automatizado y de mejor control. Eso lo podemos traducir como transformación digital”, detalla.



De esta forma, asegura el directivo, además de abrir nuevos canales de distribución (omnicanal), incluir sensores inteligentes para dar seguimiento a los productos a través de la cadena de valor, o hacer uso de impresoras 3D para satisfacer la demanda de productos personalizados o innovadores, las compañías podrán echar mano del Big Data, Internet de las Cosas, inteligencia analítica, automatización de tareas, entre otras herramientas, para encontrar nuevos nichos de mercado así como crear esquemas innovadores de negocio. “La idea es llevar esta tecnología hacia una nueva experiencia con el cliente, y que todo se encuentre en la nube”, señala Alfonso Romero.



De acuerdo con el CEO de Izertis México, se calcula que en el ambiente 4.0, las organizaciones llegan a incrementar su productividad hasta en un 70% dado que optimizan notablemente su modelo de negocio, procesos y eficiencia corporativa, lo que redunda en una mejor experiencia con los usuarios. “Una empresa con esta inversión tiene una mayor cantidad de datos para hacer análisis preventivos y saber, al día de hoy, si son o no eficientes, y además, le brinda movilidad a sus colaboradores para que, en ciertas aplicaciones, se conecten directamente al sistema de gestión”, apunta el experto.



La integración a la nueva generación empresarial mexicana, de líderes millennial así como de las generaciones futuras formadas en un ecosistema digital, sin duda cambiarán la estructura mental hacia a la movilidad y el uso de los datos, lo que hace vaticinar que la transformación digital detonará en nuestro país en el año 2020.



Referencias:

(1) Perspectivas de la OCDE sobre la economía digital 2015.

(2) Estudio FutureScape 2016, http://www.idc.com/idcfuturescapes2016

No hay comentarios.:

Publicar un comentario