jueves, 4 de mayo de 2017

Diseñe cualquier cosa, implemente en cualquier parte y transforme el negocio con Red Hat




Paul Cormier, presidente, Productos y Tecnologías, Red Hat



La “complejidad” suele ser el monstruo favorito de los líderes de TI. En una época significaba que un centro de datos tenía una mezcla de proveedores de hardware y software, y tal vez la cuota de audacia suficiente como para experimentar con el sistema operativo Linux. La complejidad era algo que debía evitarse a todo costo ya que todo lo fuera de lo común podría derivar en una catástrofe.

Las complejidades de hoy en día hacen que aquellos ejemplos se vean tan difíciles como el calzado con Velcro. La complejidad hoy es un hecho. Si su entorno operativo no es heterogéneo o no incluye una combinación de servicios, software y hardware, es posible que no se estén explorando - por no decir adoptando - las innovaciones emergentes. Los contenedores de Linux, los microservicios y el cloud computing de múltiples nubes plantean nuevas complejidades, pero los beneficios hacen que el reto valga la pena.

Las cuatro áreas de la TI – en el lugar, virtual, nube privada y nube pública – siguen teniendo un lugar destacado, pero incluso ellas han cambiado, en especial la nube pública. En realidad, se trata de muchas manos en el mismo plato. No hay dos nubes públicas iguales y son muy pocas (si las hay) las que respetan las reglas cuando se trata de trasladar aplicaciones y cargas de trabajo de una a la otra. Las distintas nubes tienen cualidades diferentes, por lo que no debe sorprender que la nube múltiple esté ganando impulso como estrategia de la TI empresarial.

Las nubes públicas múltiples, la infraestructura híbrida, las aplicaciones heredadas acompañadas de aplicaciones nativas de la nube y el ansia del usuario final de contar con más y mejores servicios, más veloces, conforman un nudo gordiano de la complejidad que parece demasiado difícil de superar. Pero puede lograrse de la mano de Red Hat liderando el camino para vencer las complejidades de las cuatro áreas y, más aún, mediante tecnologías abiertas, innovadoras y coherentes.

Coherencia para realizar implementaciones en todas las áreas

Independientemente de un área de TI en particular, desde los servidores físicos en el lugar hasta las implementaciones nativas de la nube y la combinación heterogénea de servicios y sistemas, Red Hat aporta liderazgo y tecnologías pensadas para mantener una base coherente en todas las áreas. Básicamente, esto empieza por la experiencia en la tecnología y los estándares abiertos.

El liderazgo de Red Hat en open source data de los primeros días de Linux, cuando no era más que un artificio de un aficionado. Hoy, como componente esencial de la Era de la Información, Red Hat ha continuado impulsando la innovación sobre la base de componentes estandarizados, desde las piezas más generalizadas del kérnel de Linux hasta tecnologías emergentes de comunidades de vanguardia como la Open Container Initiative y la Cloud Native Computing Foundation.

Pero toda la coherencia del open source y toda la innovación pueden remontarse al sistema operativo Linux, una necesidad crítica que Red Hat nunca ha olvidado. Red Hat Enterprise Linux - la plataforma Linux empresarial líder del mundo - está diseñado para proporcionar coherencia en todas las áreas, actuando como columna vertical de las implementaciones informáticas básicas y como piedra angular de las plataformas de aplicaciones modernas, como Red Hat OpenShift Container Platform.

La adopción de los contenedores en entornos de producción no es sólo una quimera de Red Hat, es una realidad. Sólo esta semana contamos en el Red Hat Summit con la presencia de alrededor de 30 clientes para hablar de sus implementaciones de contenedores en entornos de producción.

Coherencia en el desarrollo de aplicaciones

Todas las empresas son empresas de software. Se trata de una frase repetida pero es la pura verdad, ya que como las empresas buscan transformarse digitalmente, aprovechar mejor las tecnologías emergentes para optimizar los procesos de negocio y generar nuevos flujos de ingresos, el software y las aplicaciones son la forma de lograrlo.

El desarrollo de una nueva categoría de aplicaciones es fundamental, pero las empresas no pueden ignorar las aplicaciones tradicionales que hacen funcionar sus actuales líneas de negocio. Sin un enfoque coherente y unificado para el desarrollo de aplicaciones, las empresas pueden verse forzadas a recurrir al desarrollo de aplicaciones aisladas, en el cual un equipo se concentra en “lo nuevo” y otro en “lo viejo”. Esto da como resultado dos paquetes de soluciones de software totalmente separados que suman una mayor complejidad al entorno del centro de datos ya complejo.

Red Hat proporciona herramientas abiertas, flexibles y más seguras para encarar el desarrollo de aplicaciones tanto tradicionales como nativas de la nube, todo sobre una plataforma coherente basada en estándares. Usted hoy será testigo del lanzamiento de nuevas aplicaciones basadas en la nube y de nuevos marcos para diseñar aplicaciones en contenedores que se enlacen con Red Hat OpenShift Container Platform, la plataforma Kubernetes empresarial más completa que existe. También compartirá el lanzamiento del primer Container Health Index de la industria, un índice que facilita que los clientes y socios de Red Hat tengan visibilidad de la seguridad y la procedencia de una aplicación en contenedores y puedan construir sus propios contenedores más seguros y sin vulnerabilidades.

Todas estas herramientas cuentan con el respaldo de un conjunto de estándares abiertos comunes y todas funcionan en las cuatro áreas de TI, lo que hace posible que las empresas diseñen realmente cualquier aplicación para ser implementada en cualquier lugar.

Coherencia en la gestión de todas sus inversiones en TI en todas partes

La coherencia no sólo es necesaria en la implementación y en el desarrollo; así y todo, un entorno de centro de datos heterogéneo plantea necesidades particulares cuando se trata de administrar aplicaciones, sistemas y las tecnologías asociadas. Cuando se aplican servicios de nube, especialmente de múltiples proveedores de nube pública, esta tarea administrativa puede ser descomunal.

Una vez más, la coherencia es un factor fundamental; agregar herramientas de gestión una tras otra no elimina la complejidad de las aplicaciones, sólo la esconde debajo del tapete y la reemplaza por complejidad en la gestión. La administración de sus activos informáticos en las cuatro áreas y en todas las implementaciones de múltiples nubes debería hacerse con una única solución unificada que también pueda automatizar las tareas rutinarias a escala a fin de erradicar el error humano y liberar a los equipos de TI para generar innovación.

En los próximos días nos escuchará hablar de la visión que compartimos para la empresa automatizada, de la mano de Ansible, que se convierte cada vez más en el estándar de la automatización. Donde sea que se encuentren sus activos y sus aplicaciones y cualquiera sea la forma que adopten, Red Hat provee herramientas coherentes y comunes para gestionar y automatizar su TI en las cuatro áreas.

Coherencia para hacer todo

La coherencia que brinda Red Hat, desde la columna vertebral de grado empresarial en la figura de Red Hat Enterprise Linux hasta los estándares abiertos que adopta Red Hat OpenShift Container Platform y la automatización estándar de la industria de Ansible de Red Hat, ayuda a las empresas a concentrarse en su propio factor de diferenciación innovadora: sus aplicaciones. Al añadir la innovación abierta a una base tecnológica coherente, las empresas son capaces de proveer las aplicaciones y los servicios que las hagan destacar. Y más importante aún, pueden implementarlos en las cuatro áreas y en múltiples nubes sin temor a que la complejidad rija sus vidas.

Diseñe cualquier cosa. Implemente en cualquier parte. Haga de todo. Éste es el futuro de la computación y Red Hat lo hace posible.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario