lunes, 24 de septiembre de 2018

Economía de las aplicaciones: la vida entorno a las apps



Por: Mario A. Esparza, Coordinador de Relaciones Públicas y Contenidos


En palabras de Jacqueline Leo, editora en jefe de The Fiscal Times y ex vicepresidente del Reader's Digest, "hay una aplicación móvil para casi cualquier cosa que quieras hacer, cualquier situación que te enfrentas". Esta afirmación no está nada alejada de la realidad; buscar trabajo, realizar compras, hacer una reservación, jugar y atrapar un pokémon, editar videos y fotografías, tomar un taxi e informarse, así como postear, chatear y tuitear, entre otras actividades, se pueden realizar a un “touch” de distancia.



En un contexto de hiperconectividad, redes sociales y geolocalización, los consumidores se encuentran inmersos actualmente dentro de la “economía de las aplicaciones”, una tendencia en crecimiento donde el avance del software y el aumento del número de apps móviles están redefiniendo las reglas del negocio y cambiando los hábitos de consumo. Esto incluye la venta de aplicaciones, ingresos publicitarios o relaciones públicas generadas por apps gratuitas y los dispositivos de hardware en los que se ejecutan.



La consultora Gartner pronosticó que en 2017 se alcanzarían 270 mil millones de descargas de apps en el planeta. Además, el mercado mundial de aplicaciones móviles está valuado en 85 mil millones de dólares y genera un millón de empleos a escala global.



Ante este escenario, es sorprendente como la “app economy” ha transformado el sector de la movilidad. En sus inicios, las operadoras de telecomunicaciones fueron las primeras protagonistas, más tarde irrumpieron los dispositivos móviles y finalmente el negocio del futuro: aplicaciones y contenidos.



Sin importar si la compañía es del sector financiero, turismo, retail, transporte, tecnología, educación, o gobierno, los grandes jugadores tienen aplicaciones móviles. Facebook, Tinder, Uber, Airbnb, YouTube, Instagram, Netflix, Twitter, Spotify y WhatsApp son solo algunos ejemplos del poder de las apps y la poderosa actividad económica (empleos, inversiones e innovación) que generan a su alrededor.



Actualmente, las apps son la tarjeta de presentación de las organizaciones ante clientes actuales y potenciales usuarios, así como una prioridad en su agenda hacia la Transformación Digital y redefinir su modelo de negocio. Según datos de la consultora App Annie, se espera que para 2020 los ingresos por aplicaciones móviles alcancen los 189 mil millones de dólares, lo cual representa una gran oportunidad tanto para las empresas que las diseñan como para las plataformas que las distribuyen (App Store, Google Play, Microsoft Store, etc.).



Además, App Annie destaca que en promedio los consumidores móviles utilizan más de 30 aplicaciones al mes, por lo que entre un mar de apps, es clave posicionarlas correctamente en las tiendas para conseguir mayor activación y descargas, así como proveer una fácil e increíble experiencia de usuario.



Por otra parte, las organizaciones empiezan a desarrollar apps dirigidas a su capital humano, lo que ha provocado la evolución de la intranet para ciertos procesos de administración y comunicación interna hacia los dispositivos móviles (smartphones, wearables y tablets).



Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas. La consultora tecnológica Bluumi compartió que 4 de cada 5 aplicaciones acaban siendo borradas por falta de espacio, mala experiencia de usuario (UX) o porque no aportan valor a los usuarios; además, 95% de las apps son eliminadas a los 15 días. Esto se debe a 10 errores que cometen comúnmente las organizaciones al momento de desarrollar aplicaciones móviles:



1. No satisfacer una necesidad.

2. Fallas en el motor de búsqueda.

3. Llegar a su objetivo en más de tres toques.

4. Ocupar mucho espacio de memoria.

5. Poca o nula personalización.

6. Realizar micropagos a la hora de usar la app.

7. Alto consumo de batería y ralentización del dispositivo.

8. No garantizar la seguridad de la información.

9. Mal servicio de atención al cliente.

10. Exagerado envío de notificaciones.



Como dato curioso y a la vez alarmante, seis de cada 10 aplicaciones que existen en App Store nunca han sido descargadas, mientras que por cada aplicación exitosa como Waze o LinkedIn, hay decenas de miles que perecen con la misma velocidad y anonimato con que nacieron.



Para que no suceda esto, se recomienda al momento de desarrollar una app:



a) Optimizar entrega de contenidos y visualización de imágenes.

b) Administrar bases de datos y controlar sistemas de seguridad.

c) Analizar datos para determinar las necesidades de los usuarios y diseñar para ellos.

d) Conocer las plataformas móviles de las APIs.

e) Crear una interfaz de usuario sencilla y amigable y sencilla.

f) Brindar una fascinante experiencia de usuario.

g) Realizar desarrollos multiplataforma.

h) Estar atentos durante todo el ciclo de vida de la aplicación móvil (lanzamiento, crecimiento, cima, decaimiento y muerte).



Por otro lado, será clave elegir el nombre, identificar competidores, crear un icono, seleccionar categoría de la aplicación, redactar una buena descripción, agregar screen shots e invertir en marketing digital. En resumen, una aplicación debe ofrecer valor, información confiable y una satisfactoria UX.



Como ejemplo de la app economy, GS1 México desarrolló InfoCode, una aplicación móvil que usa el código de barras como llave de acceso a información confiable en la nube. Esta permite a las organizaciones cumplir con las Normas Oficiales Mexicanas de información comercial, establecer un canal de comunicación directa con el consumidor, fortalecer la estrategia omnicanal de su marca, robustecer su estrategia de comunicación y reducir la inversión en plataformas digitales.



Datos de eMarketer señalan que México ocupa el segundo lugar en Latinoamérica respecto al uso de aplicaciones en dispositivos móviles, solo por detrás de Brasil, por lo que ya no hay vuelta atrás de las empresas mexicanas en su camino hacia la digitalización. Y tú, ¿ya estás listo para integrarte y sacar provecho de la economía de las aplicaciones?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario