martes, 19 de febrero de 2019

Digitalizar, la herramienta que impulsa la innovación en tu empresa



Desde el momento que la tecnología es un elemento esencial en nuestra vida, la competitividad entre empresas se concentra en la innovación que el talento humano puede llegar a desarrollar. Por ello, parte del desafío que enfrentan diversas industrias, como la manufacturera, es comprender y apoyar las habilidades que su equipo debe desarrollar para evolucionar e ir a la par de las tendencias de gestión.

Tener tiempo para pensar y ejecutar ideas, en medio de la Cuarta Revolución Industrial, es uno de los procesos que debe ir a de la mano de la inteligencia artificial, la robótica avanzada y automatización cognitiva. Pero también de procesos más aterrizados como el uso de aplicaciones que favorecen procesos empresariales como: contabilidad, compras, cuentas por cobrar.

Dichos departamentos han tenido que cubrir necesidades propias y ajenas para agilizar sus resultados de manera más precisa, además de desarrollan facultades y destrezas naturales a partir de una implementación digital. Algunos ejemplos de estas competencias pueden ser:

  • Cuando la gran cantidad de información con la que se trabaja puede llegar a ser abrumadora, los Sistemas de ERPs integran diversas funciones en un software completo para agilizar los procesos y la información en toda la organización.
  • La app de activos fijos ayudan a realizar cotejos y registro de inventarios, permitiendo mejorar la exactitud y seguimiento de los activos.
  • En el área de compras y ventas, la app de autorizaciones, permite la visualización de movimientos por usuarios, artículos, cantidades y costos, de acuerdo a privilegios asignados.
  • Cuando la necesidad de programar y confirmar rutas desde un dispositivo móvil se trata, la app embarques es una opción para tener una información al momento en las trayectorias de los envíos en los productos.
  • Es cierto que estas innovaciones reemplazan tareas manuales y repetitivas, pero por otro lado, adquieren relevancia las habilidades blandas que nacen a partir de estas. Tales como pensamiento crítico o creatividad, y configurando esos talentos, con nuevas modalidades de empleo, se vuelve un escenario compatible para trabajar en conjunto con la automatización y la productividad.

Eduardo Herrera, gerente de manufactura en Intelisis, nos comparte: “Los factores invariables de cualquier sector empresarial son el incremento de la productividad y la reducción de costos y gastos. Por lo que, impulsar al capital humano en asumir orden y disciplina hace sencilla la implementación y la sinergia entre las herramientas informáticas y la alineación de los procesos. Además, de esta manera, el talento interno entiende mejor sus prioridades y oportunidades, lo que en consecuencia garantiza un frente listo para competir en el mercado global”.

Podemos concluir que las empresas líderes reconocen que las tecnologías son más efectivas cuando complementan a las actividades laborales del humano. De esta forma se permite transformar funciones que originalmente tomaban todo el tiempo en nuevos perfiles laborales, los cuales supervisan y dirigen resultados obtenidos, en estrategias y objetivos tangibles, alcanzando altos niveles de productividad.

“Hay que entender que las aplicaciones son más que un recurso. Son un facilitador para que nuestros colaboradores identifiquen áreas de oportunidad que se perdían en los procesos; además, permite dirigir el tiempo a acciones de pensamiento muy puntuales que pueden generar ahorros y hacer eficientes otros procesos”, finaliza Herrera.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario