martes, 5 de marzo de 2019

5 formas en que Wi-Fi 6 brinda una mejor experiencia

Everth Hernández, director general de Aruba Networks México


Por Everth Hernández, director general de Aruba Networks México

El mercado Wi-Fi sigue imparable. Su valor económico global anual a fines del año pasado, según la Wi-Fi Alliance[1], estaba en $1.96 billones de dólares, y el organismo proyecta que alcanzará los $3.47 billones hacia 2023. Los dispositivos móviles y de IoT en el ámbito empresarial se perfilan como los grandes impulsores del crecimiento de este segmento.

En dicho contexto, 2019 marca el lanzamiento del estándar inalámbrico 802.11ax, mejor conocido como Wi-Fi 6. La expectativa al respecto es enorme, pues esta tecnología de próxima generación promete no sólo mayor velocidad que su antecesor, 802.11ac, sino una mejor experiencia de usuario en múltiples sentidos, lo cual será revolucionario sobre todo ante la proliferación de dispositivos móviles y del IoT, que en la primera mitad del 2018 sumaban 17,000 y 7,000 unidades, respectivamente, según IoT Analytics[2], proveedor de inteligencia empresarial.

El nuevo estándar está diseñado para ofrecer un mayor desempeño general del sistema, al mejorar el rendimiento para voz, correo electrónico y otras aplicaciones, y al optimizar la vida útil de la batería para todos los clientes. Destaca su propósito de dar los mejores resultados en el mundo real, sobre todo en entornos atestados como centros urbanos, campus universitarios y grandes corporativos, entre otros. Pero por encima de ello, sobresale el hecho de que 802.11ax habilita la nueva era de la movilidad, la nube y el IoT al permitir nuevos casos de uso y ampliar el rendimiento de la tecnología inalámbrica de punto a punto en exteriores, lo que abre a aun más aplicaciones.

A continuación, con el fin de presentar lo que está por venir, una selección de cinco formas en que Wi-Fi 6 entregará una mejor experiencia a los usuarios:

1.- Mayor versatilidad, capacidad y eficiencia

Con las generaciones anteriores de 802.11, sólo un dispositivo podía transmitir a la vez en todo el rango de frecuencias, pero con el Acceso Múltiple por División de Frecuencia Ortogonal (OFDMA, por sus siglas en inglés), diferentes grupos pueden transmitir a distintos destinos dentro del mismo intervalo de tiempo. Se trata de una nueva y emocionante técnica que permite el soporte de más clientes con una latencia más baja, pudiendo ofrecer una capacidad de sistema tres veces mayor para paquetes cortos, así como soportar muchos más clientes, según sea necesario para IoT.

En tanto, MIMO multi-usuario (MU-MIMO), introducido en 802.11ac Wave 2, permite un punto de acceso (AP) para agrupar clientes de forma más eficiente, lo que reduce la sobrecarga y da como resultado un aumento de capacidad al doble con respecto a 802.11ac. ¿Cómo funciona? Usemos la analogía de un coche: con MIMO (presentado con 802.11n), si cuatro autos viajaban al mismo destino, debían esperar a que el vehículo de adelante llegara para que los demás pudieran entrar a la carretera, pero con MU-MIMO es como poner a cuatro personas en un autobús para que todos lleguen al destino al mismo tiempo.

802.11ax puede usar cualquiera de los dos, pero el AP determinará cuál es el mejor. Si el cliente recibe en general una gran cantidad de paquetes cortos, como intercambio de e-mails, o si hay muchos clientes, OFDMA será el método más eficiente. Pero si el tráfico se compone de paquetes grandes, como Netflix, MU-MIMO será la mejor opción.

2.- Menos interferencias

Desde hace mucho, el principal problema de Wi-Fi ha sido que las señales van demasiado lejos, causando interferencias. La coloración BSS (o reutilización espacial) resuelve este desafío al aumentar la capacidad de los entornos congestionados donde hay AP superpuestos, llevando al doble la capacidad en 802.11ax.

La forma en que la reutilización espacial opera es la siguiente: cada AP y celda tienen un color asignado. Cuando los colores no coinciden, se usan las configuraciones de energía originales, pero cuando coinciden, se utiliza un conjunto más alto de umbrales de potencia para que puedan transmitir por encima del otro cliente, sin generar interferencias. Dado que esta capacidad está incorporada en el AP, el usuario no requiere hacer nada.

3.- Mejor eficiencia energética

El nuevo estándar mejora la eficiencia energética de dos maneras: la primera es mediante el radicalmente nuevo tiempo de espera objetivo (TWT), tecnología que permite personalizar cuándo y cómo se “despierta” el dispositivo para recibir señales de datos de Wi-Fi, lo que redunda en una duración de la batería de los dispositivos conectados de entre tres y 10 veces, lo que es fundamental para smartphones y gadgets de IoT.

La segunda es aún más interesante, pues al presentar la opción de clientes de sólo 20 MHz, los fabricantes de procesadores se pueden enfocar en productos más pequeños, más baratos y de menor potencia para IoT (antes debían soportar canales de 20, 40 y 80 MHz), lo que contribuirá al crecimiento y diversidad del mercado del Internet de las Cosas y la innovación, tanto en el ámbito empresarial como personal.

4.- Mayor velocidad y eficiencia

Cada nueva versión de 802.11 ha aumentado la velocidad de datos, y 802.11ax no es la excepción: en buenas condiciones, ofrece una mejora del 25% sobre su predecesor, debido a que usa cuatro veces el número de modulaciones de amplitud en cuadratura (QAM) que 802.11ac. Si bien no se trata de una diferencia abismal, esto se suma a que Wi-Fi 6 está pensado para ofrecer mayor alcance y cobertura, de forma que conectarse en entornos densos, como serían estadios y auditorios, ya no será tan complicado y brindará una mejor experiencia.

5.- Gama de redes más amplia

802.11ax permite que los datos se transmitan a través de distancias mayores y a velocidades más altas debido a que existe un preámbulo espacial para enlaces largos que habilita mayores distancias punto a punto (en un rango dos veces mayor que en 802.11ac), y porque la opción de protección de intervalo largo aumenta las distancias para los enlaces punto a punto en el exterior, permitiendo una diferencia de un kilómetro en multi-trayecto sin auto-interferencia (en comparación con sólo 250 metros que ofrecía el estándar anterior).








[1] “Wi-Fi global economic value reaches $1.96 trillion in 2018”, Wi-Fi Alliance.




[2] “State of the IoT 2018: Number of IoT devices now at 7B – Market accelerating”, IoT Analytics.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario