miércoles, 8 de mayo de 2019

La conectividad avanzada habilita redes rápidas y flexibles



Por: Moisés Montaño, director regional de ventas de Ruckus Networks, ahora parte de CommScope.



Tradicionalmente, en las últimas dos décadas, las arquitecturas de red se han construido alrededor del núcleo de la red en una ubicación específica. Aunque ese ha sido el procedimiento operativo estándar durante muchos años, ya no satisface las necesidades de muchas empresas en la actualidad. Por un lado, ha habido un desplazamiento importante hacia la nube.



La gestión avanzada de redes es el héroe anónimo de nuestro futuro digital que ofrece el tipo de continuidad en la conectividad que puede impulsar el desarrollo de nuevos productos y servicios o transformar modelos operativos ineficientes. Veremos a empresas de todos los sectores y geografías aprovechar la conectividad avanzada para configurar y operar las redes empresariales del mañana.



Cada vez más, las tecnologías de gestión de red están transformando la arquitectura empresarial actual. Por ejemplo, la proliferación de dispositivos móviles, sensores, computación sin servidor, la explosión de volúmenes de datos compartidos y la automatización requieren conectividad avanzada y gestión de redes diferenciada.



En el futuro, una de las principales responsabilidades del director de información será procesar datos desde dónde se recopilan, analizarlos y llevarlos a dónde sea necesario para impulsar las decisiones.



La conectividad avanzada eleva el nivel de flexibilidad de la red, lo que hace posible configurar redes para adaptarse a diferentes tipos de exigencias de rendimiento y disponibilidad. Cada vez más, los marcos de administración de redes están permitiendo a las empresas configurar y controlar dinámicamente los recursos de red a través del software.



Lo último en componentes básicos de conectividad avanzada incluye:



5G. Ofrece mayor velocidad, menor latencia y lo más importante, la capacidad de conectar una gran cantidad de sensores y dispositivos inteligentes en una misma red. ¿Cómo? Al romper las restricciones tecnológicas. Con 5G, muchos protocolos de red pueden coexistir para cumplir con los requisitos específicos de los dispositivos y las aplicaciones. 5G actúa como una tecnología unificadora que reúne todas las capacidades de red necesarias para administrar el flujo y la densidad de la información a escala.



Gestión de redes definidas por software. La gestión de redes definida por software (SDN) es una capa de software que se ubica encima de una red física compuesta por dispositivos de gestión de red, como switches y enrutadores. Esta tecnología, cuyo uso por lo general está restringido al centro de datos ahora se está extendiendo a redes de área amplia (SD-WAN) para conectar centros de datos u otras aplicaciones multiubicación.



Virtualización de las funciones de red. La virtualización de las funciones de red (NFV) remplaza las funciones de red como enrutamiento, conmutación, cifrado, firewalls, aceleración de WAN y equilibrio de carga proporcionados por dispositivos de red físicos dedicados con software virtualizado.



La red como servicio (NaaS). Es un modelo de negocio para la prestación de servicios de red a nivel de la empresa prácticamente en forma de suscripción. La funcionalidad de la infraestructura puede incluirse en una tarifa única de NaaS, o la empresa puede suscribirse individualmente a cada servicio.



Ancho de banda ha pedido. Es un servicio que asigna recursos de red según las necesidades de dispositivos particulares en esa red. Se asigna más ancho de banda a los nodos que experimentan picos de demanda y a medida que la demanda disminuye, el ancho de banda se reduce.



Los directores de información pueden usar estos componentes básicos de conectividad avanzada con tecnologías de redes de área local existentes como Ethernet, Wi-Fi y capacidades de área extendida como banda ancha Gigabit para crear redes configurables que pueden adaptarse para satisfacer una variedad de necesidades empresariales.



A medida que comience a desarrollar su estrategia de conectividad del mañana, tenga en cuenta los siguientes factores de oferta y demanda:



Creciente demanda de computación en tiempo real y baja latencia en el dispositivo final. Las aplicaciones como la automatización industrial, la realidad virtual y la toma de decisiones autónomas requerirán altas capacidades de computación. Para las redes de Internet de las Cosas (IoT) que generan y mueven grandes cantidades de datos la computación periférica es un cambio revolucionario.



Proliferación de dispositivos conectados para monitorear y administrar. Habilitados por 5G, se espera que los dispositivos conectados aumenten drásticamente tanto en volumen como en variedad dentro de una empresa. Es probable que estos dispositivos tengan una variedad de sistemas operativos y capacidades de computación, almacenamiento y gestión de red.



Los modelos de talento de TI evolucionan. Los modelos de talento tendrán que evolucionar a medida que el talento de TI aumente sus habilidades y se recapacite para responder a la nueva coyuntura.



A medida que las capacidades como 5G, SDN y NFV avanzan también lo hacen el cómputo y el almacenamiento lo que afecta significativamente la infraestructura de cómputo y la arquitectura de datos empresariales. A medida que desarrolle estrategias para la conectividad y la nube, ambas deben alinearse con los objetivos estratégicos establecidos en su plan de transformación digital. En todas las industrias esta transformación solo se acelerará a medida que el número total de dispositivos en las redes crezca exponencialmente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario