miércoles, 26 de junio de 2019

MiPyMEs se posicionan como principal motor de desarrollo a nivel global



Innovación, creatividad y empuje son algunas características que representan la labor diaria de los micro, pequeños y medianos empresarios, quienes generan entre el 60 y 70% de los empleos y son responsables de más del 50% del Producto Interno Bruto (PIB) a nivel mundial. Es por ello que en reconocimiento a su importancia, en 2017 la Asamblea General de la Organización de las Nacionales Unidas (ONU) proclamó el 27 de junio como el Día de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas.



Esta conmemoración busca sensibilizar sobre los retos que el sector enfrenta, así como reconocer los avances que estas empresas han presentado. Un estudio reciente realizado por Aspel de México, empresa líder en software para la transformación digital de las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMEs), encontró que 83% de los negocios en México ya utilizan algún tipo de tecnología para el control de sus operaciones y procesos internos.



“Estos datos son reflejo del compromiso de los emprendedores para incrementar la rentabilidad de sus negocios frente a un panorama cada vez más competitivo”, destaca Gilberto Sánchez, director general de Aspel. “Es importante reconocer el aporte de las MiPyMEs mexicanas a la economía nacional, el avance que han tenido en términos de actualización e incorporación de herramientas digitales; sin embargo, aún existen significativas áreas de oportunidad”, agregó.



Y es que, a pesar de la gran capacidad de adaptación al cambio y solución creativa de problemas que las caracteriza, estas empresas identifican cuatro principales retos a hacer frente en los años por venir: 1) el acceso a financiamiento competitivo, 2) la capacidad de retención del talento, 3) la innovación en sus modelos de negocio y/o procesos operativos, y 4) la adopción de nuevas herramientas tecnológicas para un mayor control administrativo en la persecución de sus objetivos empresariales. [1]



La planeación estratégica constituye un elemento importante de la administración empresarial, la cual puede ser determinante para el éxito y supervivencia de una empresa. Herramientas como COI y NOI apoyan a las MiPyMEs a optimizar sus tiempos operacionales, mejorar el control de dos componentes fundamentales: capital humano y recursos financieros, así como cumplir en tiempo y forma con las obligaciones fiscales vigentes, permitiendo mejorar su eficiencia y competitividad en mercados cada vez más extensos, dinámicos y exigentes.




[1] Oxford Economics. (2019) SME Pulse 2019: Strategies to boost the bottom line.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario