miércoles, 23 de octubre de 2019

Inteligencia Artificial y ciberseguridad: retos y oportunidades



Por Gina Van Dijk, Directora Regional de (ISC)² América Latina



Desde que el término Inteligencia Artificial (IA) se utilizó por primera vez durante un seminario en los Estados Unidos, en la década de 1950, mucha cosa cambió. Sin embargo, la principal alteración está en la relación hombre-máquina que ya no es un pensamiento futurista. En la actualidad, las innovaciones en esta área están presentes en diferentes rubros de negocios y en la vida de las personas, simplificando una serie de tareas. Pero es importante tener en cuenta que, además de aprovechar el avance de estas tecnologías, también es necesario que las empresas y sus equipos profesionales se preparen para todas las condiciones de este nuevo entorno.

Para las organizaciones, la ampliación de los conceptos basados en Inteligencia Artificial deben traer ventajas competitivas en la misma proporción en que demandará cambios en la dinámica y en la seguridad. Se estima que hasta el 2021, la adopción de herramientas inteligentes impulsará el volumen global de negocios de la industria en aproximadamente 2,9 billones de dólares, generando mayor eficiencia, economía y asertividad en los procesos. Por otra parte, la nueva base tecnológica presentada por la digitalización de las redes también ampliará el reto de administrar y proteger la información en todas las etapas de trabajo. Más que nunca, las empresas estarán sujetas a los ataques cibernéticos.

Para facilitar más la rutina de las empresas y garantizar la seguridad de sus datos, los procesos de automatización serán más complejos, exigiendo más especialización para su gestión y para garantizar la integridad de los datos. Así, al mismo tiempo en que las máquinas permitirán reducir los esfuerzos para llevar a cabo tareas sencillas del día a día, las redes automatizadas también exigirán mayor atención de las organizaciones y de los equipos de trabajo.

En este escenario, lo más importante es pensar cómo las corporaciones actuales pueden prepararse para acompañar este nuevo escenario. La respuesta exige atención y aprendizaje periódico, con la certificación y la formación de profesionales en seguridad digital. Invertir en innovación e investigación es sumamente recomendable para que las empresas faciliten su camino de adopción de la Inteligencia Artificial. Según encuestas globales, más del 70 % de los CIO (Chief información Officers) admite tener cierta inseguridad para aplicar estas nuevas herramientas inteligentes y de aprendizaje automatizado.

Con Internet de las cosas (IoT) y el Aprendizaje Automático (Machine Learning, en inglês), ambos basados en la inteligencia artificial, las empresas realmente tendrán un verdadero arsenal de información y dispositivos para ser controlados. Hasta el 2020, más que se duplicará el número de dispositivos y sensores conectados, generando datos que tendrán que ser protegidos para no convertirse en objetivos vulnerables de posibles ataques. Al mismo ritmo acelerado, la seguridad tendrá que evolucionar para garantizar la integridad de los datos, así como la privacidad del usuario.

Mantener la vigilancia y el compromiso con las políticas de seguridad digital son caminos indispensables para el futuro de las empresas que buscan mantener sus negocios activos, sin ataques de hackers ni pérdida de datos. Vale siempre recordar que una estrategia sólida depende del conocimiento y análisis de los líderes y profesionales que forman el equipo de expertos en ciberseguridad de las organizaciones.

Al desarrollar equipos especializados en seguridad digital, las empresas estarán protegiendo lo que tienen de más valioso: sus datos. Es esta formación profesional, basada en el conocimiento, la experiencia y el desarrollo continuo, la que podrá sostener el verdadero avance de estas organizaciones en una nueva era totalmente basada en la tecnología.

En última instancia, tener un equipo de seguridad apto y bien capacitado facilitará mucho el camino para que las corporaciones tengan éxito en sus negocios, sin interrupciones y sin pérdida de información.

Para las empresas, la cuestión principal es saber cómo actuar. Para extraer el mejor potencial de las conexiones entre hombre y máquina, los líderes de seguridad deben preparar a sus equipos para planificar siempre nuevos frentes de protección, ya que los invasores evolucionan al mismo ritmo que las tecnologías. Con la ayuda de profesionales certificados, las empresas podrán desarrollar estrategias de seguridad más eficaces que les permitirán lograr más éxito en el mercado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario