miércoles, 9 de octubre de 2019

Pacífico 223: reconstruyendo viviendas para las familias afectadas por el sismo del S19




Pacífico 223 es el primer edificio que ha iniciado el proceso de reconstrucción dentro del Programa de Reconstrucción de vivienda multifamiliar del Gobierno de la Ciudad de México. Este programa contempla la reposición de más de 40 condominios afectados por el sismo del 19 de septiembre de 2017. Se estima que la obra, ubicada en la alcaldía de Coyoacán, esté finalizada en agosto de 2020 y que durante su desarrollo se generen más 1,000 empleos de forma directa e indirecta.



Pacífico 223 se convirtió en el primer condominio en finalizar la etapa de diseño para pasar a la etapa de construcción. La estructura de las dos torres originales del edificio tuvo que ser derruida por alto riesgo de colapso. La edificación original contaba con seis niveles con un total de 4,461 m² y alojaba a 40 familias; mientras que la nueva propuesta consideraba un incremento de superficie de hasta un 35%, lo que representa ocho niveles y un total de 5,997 m², (7,380 m², incluyendo estacionamiento).



El proyecto arquitectónico resultante buscó no solo que la gente recuperara su hogar, sino mejorar sus condiciones de habitabilidad, ganar espacio público en el interior del predio y del mismo modo, atender las peticiones vecinales respecto a la configuración interior de las viviendas. De esta manera, el trabajo de todo el equipo involucrado, más que una labor ejecutiva, se convirtió en una experiencia participativa y de compromiso social que rebasaba el alcance de un proyecto estándar.


Metodología BIM: fundamental en el diseño arquitectónico

Uno de los mayores retos que enfrentaba el proyecto era cumplir con la etapa diseño en un periodo de tres meses, incluyendo tanto la aprobación del diseño por parte de la asamblea de vecinos, como un control y balance total sobre los costos; ya que una vez autorizado el presupuesto, no existía la posibilidad de cambios.



Un método tradicional 2D no permitiría solventar estos retos de coordinación y ejecución debido a la falta de herramientas visuales que permitieran una rápida conceptualización del proyecto, así como tampoco serían posibles las revisiones necesarias de constructibilidad mediante la detección de interferencias y coordinación de ingenierías.



Por lo que se implementó el uso de la metodología BIM que posibilita que múltiples equipos trabajen bajo un esquema colaborativo y que la información se genere en tiempo real, puesto que se realiza el seguimiento de todas las actividades y la coordinación de entregas a través de la nube. Se pudieron obtener a través de esta metodología y Revit, modelos 3D previos a los planos de construcción, lo que les otorgó un control sobre la totalidad de elementos del diseño y al mismo tiempo, tomar decisiones sin exceder el presupuesto asignado, con total transparencia


Asimismo, mediante el uso de Navisworks se logró la coordinación de ingenierías y detección de interferencias para reducir el número de omisiones en proyecto y evitar cambios por aspectos no previstos en la etapa de diseño; ya que esta herramienta permite la planificación, cuantificación, coste, animación y visualización de los diseños por parte de los usuarios, lo que les proporciona una mejor perspectiva y mejora su capacidad de anticiparse a posibles problemas antes de que comience la construcción.



Debido a que la metodología BIM permite trabajar con información actualizada al momento y así reducir los tiempos de ajustes y aprobación, el diseño del proyecto se logró en un tiempo récord de menos de tres meses y fue entregado en diciembre de 2018. En marzo de 2019 se colocó la primera piedra para la reconstrucción del inmueble y se espera que para 2020 esté finalizado.


Los resultados

Pacífico 223 ha generado un gran impacto dentro de la sociedad y se ha posicionado como un referente dentro de la reconstrucción en Ciudad de México. Dentro de los resultados que ha presentado este proyecto se encuentran:
Permitir la recuperación de viviendas para 40 familias afectadas por el sismo de 2017 mediante dinámicas de diseño participativo; donde el proyecto responde tanto a las necesidades gubernamentales, como las personales de los usuarios.
Ser el primer condominio multifamiliar en iniciar el proceso de reconstrucción
Generación de hasta 1,000 empleos de forma directa e indirecta
Convertirse en referente para futuras generaciones de edificios a reconstruir, donde diferentes usuarios han exigido que se mantengan los mismos estándares y procesos, sobre todo en el aspecto de transparencia y en la inclusión de los afectados en el proyecto



Los despachos a cargo

El despacho de arquitectura y diseño a cargo del proyecto fue COOP Arquitectura, liderado por los arquitectos Oscar Sangines y Maria del Mar Tomás, que cuenta con una amplia experiencia en edificaciones tanto de escala urbana como rural, diseño de espacio público y proyectos de carácter social. Dada la complejidad del proyecto se decidió adoptar la metodología BIM, de cuyo desarrollo se encargó Protoforma, un despacho especializado en construcciones de alta complejidad, quienes dentro de su portafolio cuentan con 3 divisiones: diseño, metodología BIM y visualización digital avanzada; y buscan siempre lograr propuestas únicas con carácter propio, estudiando las exigencias, características y singularidad de cada cliente. Asimismo, la construcción del proyecto fue encargada a la constructora Los Oyameles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario