Conoce los beneficios de invertir en terrenos residenciales




No es ningún secreto que la inversión en bienes raíces es una buena idea y muy redituable. Especialmente hablando de terrenos residenciales, podemos señalar que los beneficios son múltiples y siempre están llenos de las palabras que tanto les gustan a los inversionistas, como seguridad, plusvalía, ganancias, retorno de la inversión, facilidades, entre otras más.

Invertir en la compra de un terreno residencial es mucho más accesible. Puedes comprarlo de contado y obtener excelentes descuentos o pagar un enganche pequeño y el resto con un crédito blando otorgado por el mismo desarrollador. Con esto no tendrás que descapitalizarte para convertirte en un inversionista inmobiliario.




A diferencia de otro tipo de inversiones en bienes raíces, como una bodega o local comercial, al invertir en terrenos residenciales generalmente no tienes que pagar de contado, o como en el caso de la compra de una casa la cual adquieres con crédito hipotecario que normalmente es más costoso que el financiamiento otorgado por el propio desarrollador.



De la misma manera, invertir en la compra de un terreno residencial te da rentabilidad en el corto plazo por la plusvalía acelerada. Este concepto se refiere al gran aumento de valor que se da entre un terreno en preventa y el momento en que el proyecto ya es una realidad. Es decir, la gran diferencia de precio entre comprar cuando solo existe la maqueta, el render y los primeros movimientos de tierra y construcción y al aumento que tiene ese precio cuando el desarrollo ya tiene calles, servicios y construcciones.


Un aspecto a enfatizar es que el rendimiento a largo plazo es el provocado por la plusvalía normal de todo bien inmueble: el aumento constante de precio que tienen los bienes inmuebles, siempre por arriba de la inflación, otorgando grandes ganancias a los inversionistas más pacientes.



¿Y qué se puede decir con respecto a la seguridad? Pocas inversiones son más seguras que la compra de un terreno residencial. Si la economía es boyante y creciente, un terreno residencial una es buena inversión porque la demanda crece y los precios también. Si la economía tiene complicaciones y existen desaceleración y/o devaluación de la moneda, un terreno residencial también es una buena inversión, porque mantiene su precio y con él, tu patrimonio.



¿Cómo elegir la mejor opción de terreno residencial? Se dice que los tres grandes secretos del éxito de una inversión inmobiliaria son: ubicación, ubicación y ubicación. Y tienen razón, ya que existen otros factores de éxito como la experiencia del desarrollador y el diseño del proyecto, pero sin duda la ubicación es determinante en el éxito de tu inversión. Escoger bien la ciudad o zona donde debes invertir, determinará en gran medida el nivel de seguridad, retorno de inversión y plusvalía que tendrás en el corto y mediano plazo.

Para dar un ejemplo de una excelente inversión y de los puntos a tomar en cuenta al momento de tomar una decisión de este tipo, mencionaré la zona de Mérida, Yucatán, por los siguientes beneficios que ofrece:



Ubicación: Mérida es la ciudad con más infraestructura de negocios, financiera, de servicios médicos, tecnológicos y educativos de toda la península de Yucatán. Además de esto es una de las zonas turísticas más importante de México y el mundo.




Seguridad: Yucatán es el estado más seguro del país. Esto lo convierte en un imán para los inversionistas y turistas.




Belleza natural y abundancia de recursos naturales: Paisajes selváticos, con mucha agua y vegetación, además de su cercanía con playas y cenotes, hacen de la zona un sitio ideal.




Calidad de vida: En Mérida se combinan la tranquilidad de las ciudades pequeñas con la infraestructura y servicios de las grandes urbes.


ROSAVENTO Ciudad Maya, destaca como un ejemplo palpable de los puntos anteriores, pues es un desarrollo inmobiliario al norte de Mérida que combina el concepto de ciudad con un ambiente natural, haciendo de este lugar un sitio idóneo para invertir.

Comentarios