¿Cuáles de tus datos están expuestos a los delitos cibernéticos?




Por Víctor Ruiz, fundador de Silikn

Internet se ha convertido en una parte integral de nuestra vida cotidiana. Cualquier tipo de organización utiliza esta red para funcionar de manera eficaz, pues la usan para recopilar, procesar, almacenar y compartir grandes cantidades de datos.

A medida que se recopila y se comparte más información digital, la protección de ésta se vuelve más importante. La ciberseguridad entonces se presenta como un esfuerzo constante por proteger estos sistemas conectados a Internet.

A nivel personal, es fundamental proteger tu identidad, datos y dispositivos informáticos. A nivel corporativo, es responsabilidad de todos cuidar la reputación, los datos y los clientes de la organización. A nivel del estado, la seguridad nacional y el bienestar de los ciudadanos son los que están en juego.

Entre más tiempo pasas en línea, tu identidad está más expuesta, así como la interacción con tus amigos y familiares. Los atacantes conocen más acerca de tu información personal, como tu nombre, edad, o dónde vives. Y es que la identidad en línea es quién eres en el ciberespacio y solo debería revelar una cantidad limitada de información.

Esta información personal puede identificarte de manera única. Estos datos incluyen las imágenes y los mensajes que intercambias con tu familia y amigos en línea. Otra información, como el número del seguro social, la fecha y el lugar de nacimiento o apellido materno, están visibles y se utilizan para identificarte. De igual forma, la información médica, educativa, financiera y laboral, también se puede utilizar para saber más acerca de ti. Como ejemplo, tenemos:

Expediente médico: Cada vez que asistes al consultorio, más información se agrega a tu historial médico. La prescripción de medicamentos se vuelve parte del historial que incluye el estado físico y mental, y otro tipo de datos como por ejemplo si has asistido a terapias durante la niñez. Es importante considerar que el historial médico puede incluir información a detalle sobre tus familiares.

De igual manera, los dispositivos médicos, como las pulseras deportivas, utilizan la plataforma de la nube para permitir la transferencia, el almacenamiento y la visualización inalámbrica de los datos clínicos, como el ritmo cardíaco, la presión arterial y el azúcar en la sangre. Estos dispositivos pueden generar una enorme cantidad de datos que se integran al historial clínico.

Historial educativo: A medida que avanzas en tu educación, la información sobre tus notas y calificaciones, tu asistencia, los cursos realizados, los reconocimientos y títulos adquiridos, así como cualquier informe disciplinario puede estar integrado en tu historial educativo, el cual puede contener información de contacto, salud e historial de inmunización, así como un historial de educación especial, incluidos los programas educativos individualizados.

Historial financiero y de empleo: El historial financiero integra información sobre ingresos y gastos. El historial de impuestos puede presentar copia de los talones de cheques de pago, resúmenes de la tarjeta de crédito y débito, hipotecas, calificación crediticia, adeudos, así como cualquier otra información bancaria, de seguros y de otros servicios financieros. La información de empleo incluye empleos anteriores, rendimiento y contactos de ex-jefes y ex-compañeros de trabajo.

Por lo anterior, la recomendación es estar alerta. Recuerda que tu seguridad dependerá en gran parte de las medidas preventivas que tomes al respecto.

Comentarios