La ciberseguridad es crucial para la aceleración de la transformación digital




Por Víctor Ruiz, fundador de SILIKN.

Los últimos meses nos han demostrado que es posible acelerar significativamente la transformación digital. La crisis de COVID-19 ha obligado a las compañías a moverse extremadamente rápido en todo, desde herramientas de colaboración en línea hasta acceso remoto seguro para sus instalaciones. Es un hecho: las empresas están adoptando un enfoque remoto para adaptarse y continuar sus operaciones.

Algo que nos ha quedado claro es que la capacidad de moverse rápido genera una ventaja competitiva y puede tener un impacto significativo en los objetivos del negocio.

No obstante, al conversar recientemente con alrededor de 800 empresas mexicanas y extranjeras que tienen operaciones en el país, hemos visto una gran disparidad en los niveles de preparación y en la capacidad de ajustar sus actividades, por lo que presentan diferentes niveles en el rango de la transformación digital.

Alrededor del 54% de las empresas del sector industrial en México ya habían comenzado a migrar hacia la nube y aquellas que tenían acceso remoto seguro (el 67%) pudieron hacer frente de una manera más rápida ante la situación de contingencia.

De igual forma, las empresas que prefirieron mantener principalmente su infraestructura tecnológica completamente local, enfrentaron una tarea mucho más compleja, tanto para mantener la continuidad de las operaciones, como para permitir a los empleados hacer su trabajo de manera eficiente.

Y aún cuando muchas de las empresas entendieron de forma rápida que estaban operando en un entorno que no era sostenible, forzados a una nueva normalidad sin las medidas de seguridad apropiadas, lucharon por mantener las operaciones exponiendo su negocio a un mayor riesgo.

La pregunta aquí es ¿qué frenó a las compañías para acelerar las iniciativas digitales, incluso cuando sabían que podrían salir fortalecidas de la pandemia? Claramente, este no es un problema de tecnología, sino un problema humano. La transformación digital puede parecer compleja, pero es posible, y las recompensas cambian definitivamente el juego.

Algunas de las recomendaciones que pueden ayudar a fomentar la aceptación de iniciativas digitales, incluyendo las estrategias de ciberseguridad, para que más empresas puedan moverse rápidamente y generar valor comercial, son:

La seguridad es un componente fundamental del proceso de transformación digital. Al principio del trayecto hacia la transformación digital, las iniciativas que abren nuevos vectores de conectividad a la infraestructura empresarial para el personal clave o recopilan datos del equipo y los almacenan y analizan en la nube, pueden optimizar procesos y reducir costos. Cada uno de estos proyectos de transformación digital ayudan a impulsar una ventaja competitiva, pero todos estos datos y procesos deben protegerse desde el principio para brindar a los involucrados una mayor confianza para avanzar.

La persona a cargo de la transformación digital debe obtener el apoyo del resto del equipo ejecutivo para proyectos de transformación digital. No hay mejor momento que ahora para perseguir esto, ya que sus compañeros oficiales pasaron los últimos meses con usted y sintieron el dolor de no estar preparados. Si el presupuesto ha sido un problema en el pasado, puede que ya no sea así porque muchos miembros de la junta han sido muy prácticos durante la pandemia. Reuniéndose cada pocas semanas en lugar de cada pocos meses, involucrándose a nivel operativo y brindando orientación durante estos tiempos difíciles, es probable que hayan obtenido una mayor apreciación por el impacto positivo que la transformación digital puede tener en el negocio.

La comunicación y la transparencia en torno al riesgo asociado con proyectos como estos contribuyen en gran medida a ganar aceptación para las iniciativas de transformación digital. Cualquier amenaza a la disponibilidad o al tiempo de actividad puede afectar significativamente el resultado final, por lo tanto, se debe incluir desde el principio a la ciberseguridad. Con controles de seguridad que permitan a los equipos de sistemas y seguridad ver los procesos y la gobernanza de manera integral, no solo se aboga por una transformación digital segura, sino que tiene las herramientas para hacerlo de manera eficiente y efectiva. Es importante proporcionar a los empleados una imagen completa de la postura de riesgo de la organización en sus entornos y mostrar cómo puede protegerlos de las infracciones, de los ciberataques y al mismo tiempo poder salvaguardar los datos.

En todo este panorama, la ciberseguridad es crítica ya que, aunque los ataques son cada vez más numerosos y sofisticados, las empresas saben que deben estar preparadas para afrontarlos. Así es notorio que para las empresas la ciberseguridad es una función estratégica y un factor de ventaja competitiva.

Aprovechando este momento para construir coaliciones, centrarnos en la ciberseguridad y mejorar la comunicación y la transparencia, podemos continuar acelerando la transformación digital para obtener una ventaja competitiva, incluso después de que la crisis se desvanezca.