Cómo pueden las instituciones educativas ser financieramente sostenibles y brindar mejores servicios a su comunidad estudiantil en tiempos del COVID-19




por Víctor Ruiz, fundador de SILIKN y mentor del Centro de Ciberseguridad 05000

Uno de los sectores más afectados por la llegada de la pandemia por COVID-19, fue el educativo, ya que tuvo que hacer grandes esfuerzos por adaptar y trasladar su oferta académica a un ambiente virtual y remoto.

Esto ha tenido fuertes repercusiones, principalmente en tres sentidos:
  • Factor logístico: Se presentó una pérdida de estudiantes, pues muchos de ellos — y sus padres— no estuvieron dispuestos a pagar la misma cantidad que pagaban por concepto de colegiaturas o clases o cursos presenciales, ya que — al estudiar desde casa — una gran cantidad de los elementos que ofrecían las escuelas, se dejaron de dar debido a lo complejo que resulta tratar de adaptar en casa, por ejemplo, un laboratorio de química, de física, de robótica, de biología; o adaptar en casa una aula deportiva, con aparatos de acondicionamiento físico, canchas de fútbol, basquetbol; o salones de música, con pianos, guitarras, baterías, solo por mencionar algunos.
  • Factor tecnológico: Varias escuelas no tenían — y aún algunas no tienen — una estrategia para capacitar a sus profesores y que puedan convertir sus clases presenciales en clases en línea. Algunos maestros están enfrentando serias dificultades para poder guiar, enseñar e incluso controlar a un grupo de alumnos que están en diferentes ubicaciones y en diferentes condiciones. De igual forma, muchos alumnos no cuentan con las herramientas adecuadas para tomar 4, 6, 8 horas de clases en línea, pues la mayoría utiliza las computadoras y recursos que tienen en casa, así como una conexión a Internet doméstica, la cual no siempre es estable.
  • Factor económico: Debido a lo anterior, y al presentarse la salida de varios estudiantes, las escuelas están enfrentando un impacto fuerte en cuanto a ingresos se refiere, pues ante la incertidumbre los colegios han tenido que negociar con las asociaciones de padres de familia, al mismo tiempo que deben mantener listas sus instalaciones para el momento en el que se reanuden las clases presenciales y — algo complicado también — evitar despedir a parte de su personal, mientras que siguen luchando por adquirir y operar plataformas de educación a distancia.

Pero también es cierto que en la actualidad un sector en crecimiento es el de los “bootcamps” o “diplomados acelerados”, para personas que desean cursos más pequeños, centrados en tecnología y que varias empresas están considerando dentro de sus contrataciones actuales. Cabe mencionar que Estos bootcamps o diplomados en línea han estado produciendo cada vez más graduados. En este sentido, ¿cómo pueden las instituciones educativas aprovechar esta tendencia e integrarla a su oferta académica?


Diversificación de ingresos en el sector educativo

La diversificación de ingresos no es de ninguna manera una estrategia nueva para universidades y colegios. Tradicionalmente, la diversificación de ingresos se ha logrado mediante varias clasificaciones de estrategias. Uno es utilizar activos como edificios para albergar eventos o exposiciones, opciones que, por supuesto, están ahora más limitadas debido a la pandemia.

Otro método es buscar estudiantes no tradicionales, mediante cursos, talleres o programas profesionales que se ofrecían al público en general, así como clases alternativas de regularización.

En este caso, un bootcamp o diplomado de ciberseguridad es un excelente ejemplo de estrategia que pueden adoptar las instituciones educativas ya que combina el aprendizaje práctico de una escuela tradicional y la velocidad acelerada de una escuela en línea, lo que significa que los estudiantes están listos para trabajar en cuestión de meses. Los bootcamps tardan entre 3 y 6 meses en completarse y son sumamente asequibles.

Los bootcamps brindan soluciones para los estudiantes que quieren adquirir conocimientos de sectores con una alta demanda de profesionales, al mismo tiempo que ofrecen una solución para las instituciones académicas que buscan aumentar su comunidad estudiantil ofreciendo valor y calidad. Esta asociación entre los colegios y los proveedores de bootcamps, como el Centro de Ciberseguridad 05000, se considera cada vez más como el futuro de la formación basada en habilidades.

De igual forma, el futuro del trabajo y los bootcamps de ciberseguridad se complementan, especialmente a medida que la industria cibernética sigue creciendo año tras año. Con una tasa de desempleo del cero por ciento y un salario promedio de $120,000.00 pesos mexicanos al mes, las oportunidades para los estudiantes en el panorama profesional de la ciberseguridad son ilimitadas. Un programa diseñado para ayudar a los estudiantes a sobresalir en esta industria, como el Diplomado 05000, proporciona las habilidades prácticas necesarias para conseguir un trabajo de valor y con buena paga, que es exactamente lo que buscan los estudiantes.

Trabajar con los profesores y mentores de 05000, basados ​​en la plataforma tecnológica de Cybint, elimina la presión de las instituciones de educación superior para desarrollar programas y comercializarlos con la comunidad estudiantil, ya que 05000 y Cybint ya tienen todo el plan educativo elaborado, así como sus respectivas estrategias de marketing para acompañarlo.

Al incorporar los bootcamps o diplomados dentro de su oferta académica, los beneficios principales para las instituciones educativas, son:

  • Está centrado en las habilidades preparadas para la carrera: Los programas más cortos y centrados en las habilidades han aumentado constantemente, por lo que al asociarse con organizaciones como el Centro de Ciberseguridad 05000, permite que las escuelas, colegios y universidades aprovechen esta tendencia.
  • Reduce la presión del desarrollo de contenidos y el marketing de los programas educativos en las universidades y colegios, sin afectar al presupuesto y al personal.
  • Brinda acceso a los estudiantes en la fuerza laboral: al incorporar un diplomado como el de 05000, las escuelas y universidades dan acceso a estudiantes que anteriormente estaban fuera de sus opciones educativas por limitaciones de tiempo o dinero.

Tanto escuelas como universidades están justo en el momento en que deben tomar acciones para mantenerse vigentes como opciones formativas y educativas. En este momento la adaptación es fundamental, para seguir siendo financieramente sostenibles y brindar un mejor servicio a su comunidad estudiantil.

Para conocer más acerca de esta iniciativa, visite: https://05000.co/ y https://www.silikn.com/