Prioridad: mejorar la ciberseguridad de los empleados remotos. El 88.4% esperan trabajar desde su casa en 2021




por Víctor Ruiz, fundador de SILIKN y mentor del Centro de Ciberseguridad 05000

Como hemos podido experimentar, la forma de trabajar ha cambiado mucho en 2020 y lo que va del 2021. Estamos viviendo una transición hacia un mundo cada vez más digital donde el trabajo remoto ha aumentado de manera significativa.

Por ello, — y debido a que la pandemia por COVID-19 nos mantiene en alerta — la protección de la fuerza laboral remota es uno de los objetivos principales de las organizaciones en 2021, incluyendo al personal que trabaja a distancia de las micro, pequeñas y medianas empresas, así como los profesionistas independientes.

Un análisis realizado por la unidad de investigación de SILIKN, — aplicado a 563 empresas mexicanas y extranjeras que operan en el país [de las cuales el 80% son pequeñas y medianas empresas, cuyas operaciones las desarrollan en estados como Ciudad de México, Nuevo León, Jalisco, Puebla, Querétaro, Estado de México y Yucatán] — reveló que el 52.6% de los encuestados mencionaron haber implementado sistemas para hacer cumplir las políticas de seguridad corporativas de los usuarios remotos. No obstante, el 67.1% reconoció que carecían de tiempo y recursos para implementar las mejores prácticas de seguridad reconocidas. En cuanto al trabajo remoto, para el 51.8%, impulsar el rendimiento del acceso remoto sigue siendo una prioridad para 2021.

Es un hecho que las organizaciones deben encontrar soluciones efectivas para que sus empleados puedan laborar de forma remota, por lo que deben buscar soluciones que se adapten al número de empleados y a su seguridad.

Por otra parte, el 88.4% de los encuestados para 2021 esperan trabajar desde casa. Debido a esto, las empresas tienen que ir evolucionando sus arquitecturas de acceso remoto para proteger a sus trabajadores sin comprometer los recursos empresariales.

Asegurar la protección de los trabajadores remotos está resultando un reto muy grande para las organizaciones. Los empleados remotos necesitan los mismos controles de acceso y prevención de amenazas avanzados que los usuarios de oficina. Si tenemos en cuenta que, a veces utilizan sus propios equipos para teletrabajar, esta situación se complica.

Un dato alarmante es que el 67.1% de los encuestados, mencionó que les faltaba tiempo y recursos para implementar las mejores prácticas de seguridad reconocidas. Por ejemplo, algo tan esencial como instalar parches rápidamente de software y sistemas.

Otros datos relevantes del estudio demostraron que:
Las empresas seguirán con la fórmula del teletrabajo, excepto un 14.2% que indicó que todos volverían a la oficina.
El 85.8% de las organizaciones continuarán con trabajo remoto en su totalidad o en un esquema híbrido.
El 32.9% de las empresas tiene contemplado implementar un sistema de capacitación en temas de ciberseguridad para proteger a sus empleados que trabajan a distancia.

Para más información, visite: https://www.silikn.com/